Bienvenidos a este punto de encuentro en el que es posible compartir ideas sobre el mundo
de las tecnologías y su relación con la cultura y la educación.



sábado, 21 de marzo de 2015

La búsqueda de Cervantes






El pasado 23 de febrero, casi un año después de que comenzara la investigación, se produjo el hallazgo de los restos de Miguel de Cervantes, el creador de la mejor novela escrita en castellano de toda la historia de la literatura, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, publicada en 1605. La investigación se realizó en la cripta de la iglesia de las monjas Trinitarias Descalzas en Madrid. El escritor había expresado su deseo de ser enterrado en ese convento porque  era vecino del barrio, residía en la calle perpendicular, calle del León, esquina con Francos, hoy Cervantes; se trataba de las monjas protegidas del conde de Lemos, a quien Cervantes dedicó el Quijote; y en el convento estaban su hija natural, Isabel de Saavedra, que asumió el nombre de sor Antonia de San José, al igual que su madre, quien pasó a llamarse Mariana de San José.

Cervantes fue enterrado el 23 de abril de 1616 y amortajado con el hábito de la Orden Tercera (la seglar) de San Francisco. en algún momento sus restos fueron trasladados a un enterramiento común, en el subsuelo de la cripta. Los restos de Cervantes y de su mujer fueron trasladados entre 1698 y 1730, durante la reforma de la iglesia conventual a la sede actual y ahora han sido hallados con desechos de unas prendas litúrgicas, además de una moneda de 16 maravedíes de finales de siglo XVII, de la época de Felipe IV, que coincide el periódo en que se debieron trasladar los restos. Hay vestigios de un mínimo de cinco niños y un mínimo de diez adultos (cuatro hombres, dos mujeres, dos indeterminados y dos cuerpos más, probablemente también varones). Los restos de Cervantes se han encontrado fragmentados y mezclados, junto con los de los otros 16 difuntos, incluida su esposa, Catalina de Salazar, en una sepultura situada en el extremo del suelo de la cripta del convento.

Los huesos fueron reunidos en un enterramiento situado a 1,35 metros de profundidad en torno a 1730, un siglo después de la muerte del escritor. Tal reducción de restos obedeció al traslado entre 1673 y 1698 de la iglesia primitiva a otra de nueva construcción, ambas dentro del perímetro conventual. Los vestigios óseos más atribuibles a Cervantes son los de cuatro adultos, concretamente una mandíbula que registra caídas de piezas dentales en vida, lo que concuerda con el texto en el que se describe a sí mismo en el prólogo de sus Novelas Ejemplares:

“Éste que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande, ni pequeño, la color viva, antes blanca que morena; algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies; éste digo que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha , y del que hizo el Viaje del Parnaso , a imitación del de César Caporal Perusino, y otras obras que andan por ahí descarriadas y, quizá, sin el nombre de su dueño. Llámase comúnmente Miguel de Cervantes Saavedra. Fue soldado muchos años, y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener paciencia en las adversidades. Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano izquierda de un arcabuzazo, herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa, por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros, militando debajo de las vencedoras banderas del hijo del rayo de la guerra, Carlo Quinto, de felice memoria”.

Se conocía que Cervantes se encontraba enterrado en el convento de las monjas Trinitarias desde hacía mucho tiempo. En 1869, la Real Academia de la Lengua, dirigida por Mariano Roca de Togores, marqués de Molins, ordenó una investigación. Tras cuatro sesiones, el director acreditó, el 10 de marzo de 1870, “el gran valor probatorio” de que los restos estaban allí. La historia completa de esta investigación la redactó Molins en una memoria titulada ‘La sepultura de Miguel de Cervantes.’

La actual investigación fue aprobada por la Comunidad de Madrid y el Arzobispado de Madrid, que autorizaron al Ayuntamiento la exploración científica a partir de enero de 2014. La primera fase de estudios geofísicos se desarrolló bajo la dirección de Luis Avial, mentor con Fernando Prado del proyecto. La segunda fase se inició en enero de 2015, bajo la dirección del médico forense Francisco Etxeberria.

Además del estudio histórico realizado, que ha permitido identificar las dos iglesias donde reposaron los restos de Cervantes y su posterior traslado, el equipo arqueológico ha empleado técnicas avanzadas. Por ejemplo, para determinar dónde se localizaban los cuerpos enterrados y qué niveles había en el suelo de la cripta del nuevo convento, emplearon un escáner 3D. El equipo científico localizó dos zonas de interés: una situada en el suelo con tres niveles de enterramiento y otra en la pared norte del convento. Antes de abrir los nichos de esta pared, los científicos exploraron su interior mediante el uso de cámaras endoscópicas. Las dos primeros niveles corresponderían a restos de fallecidos entre el siglo XVIII y XIX. Es el tercer nivel el que realmente ha interesado a los científicos, pues aquí se encuentran los restos correspondientes al siglo XVII.

Los resultados presentados el día 17 de este mes, se consideran consistentes desde un punto de vista científico, pero no definitivos. Fundamentalmente, por carecer de elementos de cotejo, como el ADN. Pese a ello, se admite que no hay discrepancia alguna entre los historiadores, arqueólogos y antropólogos del equipo en torno a la localización de los huesos.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Las redes sociales y los jóvenes




                El Papa Francisco con un grupo de jóvenes italianos posando para un 'selfie' (autorretrato)

Hace breves fechas he leído un artículo en Le Monde Diplomatique, firmado por Ignacio Ramonet, titulado ‘El fin de la televisión de masas’, en el que se aportan datos reveladores y se realizan una serie de consideraciones oportunas sobre la evolución de los medios de comunicación en los últimos años y el uso que hacen preferentemente los jóvenes de las tecnologías que tienen a su alcance. El título del texto citado subraya los nuevos hábitos de los jóvenes televidentes que están pasando de un  consumo “lineal” de TV hacia un consumo en “diferido” y “a la carta” en una “segunda pantalla” (ordenador, tablet, smartphone). De receptores pasivos, los jóvenes están pasando de ser meros consumidores a “productores-difusores”, o productores-consumidores (prosumers). El gran monopolio del entretenimiento que era la televisión en abierto está cediendo espacio a los medios digitales, especialmente a las redes sociales.

En el caso de las redes sociales, también se están produciendo cambios en los usos y preferencias que se hace de ellas. Según el último informe de Facebook, casi el 30% de los adultos de EE UU se informa a través de Facebook y el 20% del tráfico de las noticias proviene de esa red social. Mark Zuckerberg afirmó hace unos días, que el futuro de Facebook será en vídeo: “Hace cinco años, la mayor parte del contenido de Facebook era texto, ahora evoluciona hacia el vídeo porque cada vez es más sencillo grabar y compartir”.

Por su parte, tambien Twitter está cambiando de estrategia: y está pasando del texto al vídeo. En un reciente encuentro con los analistas bursátiles de Wall Street, Dick Costolo, el consejero delegado de Twitter ha afirmado que 2015 será el año del vídeo en Twitter. Para los usuarios más antiguos, eso tiene sabor a traición. Pero según Costolo, el texto, su esencia, los célebres 140 caracteres iniciales, está perdiendo relevancia. Y Twitter quiere ser el ganador en la batalla del vídeo en los teléfonos móviles. Según los planes de los responsables de Twitter, se podrán subir vídeos desde el móvil a la red social a comienzos de 2015. Se pasará de los escasos seis segundos actuales (que permite la aplicación Vine), a añadir un vídeo, tan largo como sea, directamente en el mensaje.

Google también quiere ahora difundir contenidos visuales destinados a su gigantesca clientela de más de mil trescientos millones de usuarios que consumen unos seis mil millones de horas de vídeo cada mes... Por eso Google compró YouTube. Con más de 130 millones de visitantes únicos al mes, en Estados Unidos, YouTube tiene una audiencia superior a la de Yahoo! En Estados Unidos, los 25 principales canales online de YouTube tienen más de un millón de visitantes únicos a la semana. YouTube ya capta más jóvenes de entre 18 y 34 años que cualquier otro canal estadounidense de televisión por cable.

En Canadá el vídeo en Internet ya está a punto de sustituir a la televisión como medio de consumo masivo. Según un estudio de la empresa de sondeos Ipsos Reid and M Consulting el 80% de los canadienses reconocen que cada vez ven más vídeos en línea en la Red. 

Todos estos cambios se perciben claramente no sólo en los países ricos y desarrollados. También se ven en América Latina. Por ejemplo, los resultados de un estudio, realizado por la investigadora mexicana Ana Cristina Covarrubias (directora de la empresa Pulso Mercadológico) confirman que la Red y el ciberespacio están cambiando aceleradamente los modelos de uso de los medios de comunicación, y en particular de la televisión, en México. La encuesta se refiere exclusivamente a los habitantes del Distrito Federal de México y concierne a dos grupos precisos de población: 1) jóvenes de 15 a 19 años; 2) la generación anterior, padres de familia de entre 35 y 55 años de edad con hijos de 15 a 19 años. Los resultados revelan las siguientes tendencias: tanto en el grupo de los jóvenes como en la generación anterior, las nuevas tecnologías han penetrado ya en elevada proporción: el 77% posee teléfono móvil, el 74% ordenador, el 21% tablet, y el 80% tiene acceso a Internet.  El uso de la televisión abierta y gratuita está bajando y se sitúa apenas en el 69%, mientras que el de la televisión de pago está subiendo y ya alcanza casi el 50%. 

Por otra parte, aproximadamente la mitad de los que ven la televisión (29%), usan el televisor como pantalla para ver películas que no son de la programación televisiva, ven DVD/Blu-ray o Internet/Netflix. El tiempo de uso diario del teléfono móvil es el más alto de todos los aparatos digitales de comunicación. El móvil registra 3 horas 45 minutos. El ordenador tiene un tiempo de uso diario de dos horas y 16 minutos, la tablet de una hora y 25 minutos; y la televisión de apenas dos horas y 17 minutos.  El tiempo de visita a redes sociales, es de 138 minutos diarios para Facebook, 137 para WhatsApp; en cambio para la televisión es de sólo 133 minutos. Si se suman todos los tiempos de visitas a las redes sociales, el tiempo de exposición diaria a las redes es de 480 minutos, equivalentes a 8 horas diarias, mientras el de la televisión es de sólo 133 minutos, equivalentes a 2 horas y 13 minutos. 

John Farrell, director de YouTube en América del Sur, prevé que el 75% de los contenidos audiovisuales serán consumidos vía Internet en 2020.

Estos datos indican claramente que los medios de comunicación clásicos, como la televisión, el cine en las salas comerciales o la prensa en papel, están siendo sustituidos progresivamente por nuevos soportes digitales y formas de acceso a la información y al entretenimiento, los cuales también están influyendo en la manera en que los contenidos son elaborados y presentados a sus usuarios.

martes, 9 de diciembre de 2014

Finlandia se equivoca (A propósito de dejar de enseñar la caligrafía)



Finlandia, un país que tiene fama de disfrutar de un sistema educativo ejemplar, ha decidido que a partir de agosto de 2016 dejará de impartir en sus aulas la enseñanza de la caligrafía. Según sus responsables educativos el tiempo que hasta ahora se dedicaba a enseñar a escribir en letra cursiva, se dedicará a la mecanografía y a aprender a escribir con letra de imprenta. Con ello se busca primar la eficacia y la funcionalidad en el uso de la escritura. Se da por hecho que escribir con un ordenador, una tableta o el teléfono móvil es más rápido y útil que hacerlo con pluma o bolígrafo.

En la segunda acepción de la definición de caligrafía, que recoge el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua se afirma: ‘Conjunto de rasgos que caracterizan la escritura de una persona, de un documento, etc.’ El modo de escribir de cada persona toma una forma particular y característica que transfiere algunos rasgos de su personalidad; tal como señalan los peritos calígrafos. El criterio de que en la enseñanza básica se aprenda solamente lo útil, ‘lo necesario’ es bastante discutible. 

Educar es fundamentalmente una tarea dedicada a favorecer el desarrollo del pensamiento. Se trata de aprender a conocer e interpretar lo que ocurre a nuestro alrededor y a nosotros mismos. Escribir es una forma de transmitir nuestro pensamiento, y hacerlo a mano supone dotar de personalidad propia a los escritos, contribuyendo a visibilizar nuestro universo personal. La caligrafía no tiene como objetivo fundamental una representación bella de las grafías, sino proponer una comunicación personalizada, tal como hacemos con la correspondencia epistolar.

La decisión del Instituto Nacional de Educación de Finlandia responde a criterios pragmáticos, pero en realidad prima una supuesta utilidad que va contra el saber de lo no directamente aplicable. La uniformidad de la letra de imprenta invisibiliza parte de nuestra personalidad, a favor de una supuesta ventaja competitiva. La velocidad al escribir no es un valor, en todo caso un requisito; la capacidad de poder expresar nuestra individualidad sí lo es.

Tal como sugiere el título de la última novela del gran escritor Juan Marsé, Caligrafía de los sueñosla escritura al igual que los sueños forman parte de nuestra personalidad y ayudan a conocernos a nosotros mismos.


viernes, 24 de octubre de 2014

Relatos salvajes con acento argentino




Relatos salvajes (2014) es una película de episodios, escrita, montada y dirigida por el argentino Damián Szifron. Es una propuesta llamativa en la cartelera actual porque funciona como un espejo de muchos aspectos de la realidad actual. Las seis historias que la componen reflejan, a partir de situaciones más o menos cotidianas, la crispación con la que vivimos en las sociedades llamadas civilizadas. Precisamente, el componente que comparten estos relatos es la aparente facilidad con la que podemos pasar de un comportamiento civilizado a la pérdida de control cuando nos sentimos maltratados, humillados o despreciados por otro. ¿Cuáles son nuestros límites morales?

La tesis de esta película es que la constatación de la falta de humanidad de la burocracia, la justicia corrupta, los piques entre vecinos o la conducta provocadora de un conductor, en definitiva, las grandes y pequeñas agresiones que están en el día a día y que nos dañan, en un momento dado, nos pueden hacer estallar con inusitada violencia. 

Damián Szifron nos propone esta película de relatos, independientes entre sí, que funciona como un mecanismo de catarsis en el que predomina un humor negro y corrosivo. Relatos salvajes propone la liberación individual en oposición a tanta frustración y angustia acumuladas por personas normales y corrientes. Narrativamente la estructura de cada cuento propone un relato según el patrón aristotélico de planteamiento, desarrollo y desenlace, pero con puntos de giro o nudos  totalmente inesperados, tanto para los protagonistas como para el público. El guión eficazmente escrito, sugiere el reverso oscuro de los 'cuentos morales' de Clarín, subrayando un marcado 'desorden moral' en todos sus personajes.

La necesidad de este tipo de historias que ‘reconducen’ nuestra rabia contenida hacia los políticos mangantes, los negociantes trileros, los maltratadores, los banqueros trincones, o los medios de comunicación mentirosos, da como resultado que la película de Damián Szifron está recibiendo el reconocimiento de muchos públicos. Así, recibió en Cannes –donde se presentó a la Sección Oficial-, una ovación de 10 minutos al término de la proyección; en el Festival de Toronto el público aplaudió de pie, en el Festival de Sitges las risas y aplausos fueron constantes con sonora aclamación también al final. En Argentina ha sido un gran éxito de taquilla con más de 3 millones de espectadores y en el estreno comercial en España, la acogida ha sido calurosa.

Relatos salvajes es el tercer largometraje de Damián Szifron. Ha contado con coproducción española de los hermanos Pedro y Agustín Almodóvar. La música la ha compuesto el dos veces ganador del Oscar Gustavo Santaolalla y es la película elegida para representar a Argentina en las nominaciones a los Oscar de mejor producción de habla no inglesa.

Entre los referentes de este filme pueden citarse películas como ¡Jo, qué noche! (1985) de Martin Scorsese, La guerra de los Rose (1989) de Danny de Vito o  Pulp Fiction (1994) de Quentin Tarantino. También El diablo sobre ruedas (1971) de Steven Spielberg, tiene sentido que sea mencionada aquí. 

martes, 8 de julio de 2014

La orientación del estudiante en la universidad




Aporto hoy la referencia de un proyecto de investigación europeo, en el que viene participando nuestro Grupo de Investigación, con una duración de dos años y financiado por el Lifelong Learning Programme, dentro del subprograma Erasmus de la Unión Europea.  Este proyecto que finaliza este año 2014, se denomina Stay In y analiza las causas de defección y abandono temprano por parte de los estudiantes universitarios en el ámbito europeo.

La baja participación e implicación de los estudiantes en las instituciones de educación superior cabe vincularla a un variado conjunto de factores de tipo estructural, funcional y organizativo, así como de otros aspectos que no dependen de la propia institución universitaria. Se ha observado que incluso la flexibilidad en las instituciones (en cuanto a  la disponibilidad de oferta académica, modalidades de enseñanza y evaluación, la disponibilidad de cursos de idiomas para estudiantes migrantes, etc.), no conduce linealmente a mejorar las tasas de éxito. Hay un eslabón perdido entre los recursos disponibles y el beneficio de los alumnos, que junto con otras variables que intervienen durante la carrera (cuestiones emocionales y psicológicas) hacían pertinente un estudio pormenorizado del estado de la cuestión, cuyo objetivo principal fuera fomentar la inclusión en la universidad.

Por esta razón, el proyecto Stay In busca como mejorar la inclusión de determinados grupos de estudiantes con dificultades, para lo cual se plantea la necesidad de centrarse en conocer  la experiencia de la persona en formación y proveer un apoyo adaptado, por medio de los servicios de orientación y asesoramiento, otorgando un papel relevante a las tecnologías de la información y la comunicación. De esta manera se busca ayudar de manera más personalizada a los estudiantes mediante el desarrollo del concepto e-orientación, y tratar de evitar la deserción académica. La idea básica es explorar fórmulas para que los servicios de orientación y asesoramiento de las universidades cubran y aminoren ese eslabón suelto que puede existir entre el estudiante y la organización educativa.

Además, establecer un diálogo continuo entre estudiantes y la organización universitaria es fundamental para ayudar y  comprender mejor por qué los grupos de alumnos minoritarios alcanzan un nivel educativo inferior, y  actuar para eliminar los posibles obstáculos. El  impacto del proyecto va dirigido directamente a los estudiantes universitarios, el personal de orientación y asesoramiento y a los tutores y profesores. Por otra parte, se pretende que los resultados del proyecto resulten útiles para  los gestores de las instituciones de educación superior, los investigadores y los docentes.

Nuestro grupo de investigación ha asumido, entre otras, la tarea de desarrollar el pilotaje o fase de prueba del diseño elaborado en el proyecto, concretado en la creación de una plataforma de orientación virtual para las universidades europeas, a la que se puede acceder en el siguiente enlace:

lunes, 2 de junio de 2014

El Rey de España abdica





Esta mañana todos los medios de comunicación han implosionado casi simultáneamente, dando a conocer la decisión del Rey Juan Carlos I de abdicar en favor de su hijo Felipe. Es sin duda, por la trascendencia de este paso, una fecha histórica en el devenir de la sociedad española. Son referencias que quedan grabadas en la memoria colectiva y personal. Son días señalados. Recuerdo nítidamente cuando siendo un niño vi por televisión y en blanco y negro, un avance informativo con el anuncio del asesinato de John F. Kennedy, era el 22 de noviembre de 1963. Hoy, 2 de junio de 2014, he conocido a través de un teléfono móvil la noticia de que el Rey de España deja de ejercer su función en la Jefatura del Estado.

Las primeras reacciones reflejadas en los medios de comunicación (televisión, radio, Internet) han proyectado la impresión de que lo ocurrido ha supuesto una sorpresa, ya que no había aparentemente indicios que pudieran dar pie a predecirlo. Políticos, periodistas, juristas, etc., parecen haber sido cogidos desprevenidos con esta importante decisión de gran calado político, pero también social y hasta económico. El Rey ha abdicado cuando su popularidad está en el peor momento de toda su trayectoria, después de 39 años, como Jefe del Estado, y previamente haber sido señalado como heredero del general Francisco Franco en el año 1969. Su figura ha sido valorada especialmente por su papel de salvaguarda de la democracia en momentos especialmente duros, como ocurrió en el mandato presidencial de Adolfo Suarez. Después de un amplísimo periodo en el que la familia real ha estado a salvo de noticias comprometedoras, los importantes errores del propio Rey y de su familia han desvelado facetas problemáticas que han desgastado con rapidez la imagen  institucional de la Corona.

Pero no cabe duda que también han contribuido a esta decisión otros factores, fundamentalmente de índole social y política. Los partidos políticos que han gobernado desde la transición española, propiciada por la muerte del Dictador, bajo la fórmula de democracia parlamentaria instaurada en el año 1977, han sufrido, igual que el Monarca, un profundo desgaste, acentuado en los últimos años por la incapacidad de los dirigentes políticos para adaptarse a las nuevas realidades y por gestionar mal las crisis globales y también las domésticas. Los resultados de las últimas elecciones europeas, celebradas el pasado 25 de mayo en España, han supuesto un mal resultado para los dos partidos que hasta ahora se han alternado en el poder a nivel estatal. El surgimiento de diferentes movimientos, refrendados por las urnas, que proponen alternativas a la incapacidad de los viejos gobernantes y al propio modelo de Estado, supone un serio aviso de que la sociedad exige otros dirigentes y otras formas de gobernar.

La abdicación del Rey subraya el hecho de que los cambios son una necesidad, y está por ver si estos se producen en el sentido que la sociedad española los demanda.


miércoles, 12 de marzo de 2014

25 años con la W W W (World Wide Web)



Esquema inicial de funcionamiento de la Web

Leo en elpais.com un artículo firmado por Rafael Clemente en el que se destaca la noticia de que hoy, 12 de marzo, hace 25 años que  el investigador británico Tim Berners Lee entregó un informe de veinte páginas para el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas) situado en Ginebra,  describiendo el protocolo para la transferencia de hipertextos, lo que un año después tomaría la forma de  la World Wide Web (WWW). Esta propuesta supuso la posibilidad de desarrollar la ‘lingua franca’ que aportó las bases para generar unas reglas de conexión comunes, que propiciaron el desarrollo de aplicaciones como el correo electrónico o la transferencia de datos a través de Internet.

El primer trabajo de Berners-Lee en el CERN fue diseñar Enquire, una base de datos con la que intentaba sistematizar la ingente información que se manejaba.  Enquire funcionaba en base a un sistema de tarjetas de información, que podían relacionarse unas con otras. Se implantó en el CERN , pero no era un sistema muy flexible, sobre todo porque cada introducción de nueva información resultaba complicada.
Berners-Lee dejó el CERN a finales de 1980, estuvo unos años trabajando en la industria y regresó en 1989, cuando el CERN era ya uno de los mayores nodos de Internet a este lado del Atlántico. Es entonces cuando,  con la colaboración de Robert Caillau, presentó una propuesta para establecer un sistema de archivo de documentación mediante el uso de conexiones entre documentos de una forma más simple. Para añadir un enlace a Enquire, había que modificar la ficha del documento referenciado; el nuevo sistema permitía acceder a él simplemente indicando su "dirección" en la red. Era el origen de la Web.

El primer servidor de la Web fue un ordenador NeXT, un  diseño de Steve Jobs, posterior a su salida de Apple. Era una máquina adelantada a su época y que quizá por eso nunca tuvo mucho éxito comercial. Estaba instalado en el propio CERN y su dirección era:  http://info.cern.ch

La página principal de este sitio era un simple menú de nueve puntos, que explicaba el alcance del proyecto, la forma de utilizar los enlaces y cómo instalar nuevos servidores. Todo, por supuesto, en simple texto, sin ni un solo gráfico ni adorno. Hoy, estas páginas han sido restauradas, como si se tratase de un yacimiento arqueológico, devolviéndolas a su aspecto original. Son accesibles desde la dirección original.

Berners-Lee estuvo barajando varios nombres para su proyecto. Entre ellos, Mine Of Information (descartado porque sus siglas eran "moi", en francés, que se consideró un poco egocéntrico) y The Information Mine (igualmente descartado por la misma razón: "TIM" era el nombre del propio inventor). Al final, quedó en las tres W, que definían bien  su alcance global e interconectado, y tenían cierto atractivo desde el punto de vista gráfico.

Al principio, los pocos servidores de la web estaban instalados en centros europeos, casi siempre relacionados con el CERN. El primero en Estados Unidos fue el del Acelerador Lineal de la universidad de Stanford, que entró en funcionamiento en 1991. A medida que corría la voz, su número proliferaba. En enero de 1993 había solo 50 servidores en todo el mundo; en octubre esa cifra se había multiplicado por diez.

Primero las instituciones académicas fueron los usuarios más entusiastas; después grandes corporaciones. Y, por fin, firmas comerciales o particulares de todo tipo. Gran parte de ese éxito se debió a la decisión del CERN de liberar software y especificaciones sin cargar royalties por ello. Pero Berners-Lee no se limitó a establecer los principios de la web. En 1990 escribió el primer navegador con interface gráfica, que podría presentar no solo texto sino también descargar imágenes. Inicialmente, solo en tonos de gris, que era lo único que soportaba su NeXT.

El NeXT era una máquina poco extendida y solo quienes disponían de una podían aprovechar las capacidades gráficas de la Web. El resto tenían que conformarse con simples versiones de texto, así que pronto aparecieron navegadores para otras plataformas. El propio Robert Caillau, uno de los primeros conversos e impulsores de la idea de Berners-Lee, empezó a desarrollar uno para sistemas Mac pero para entonces, el Centro Nacional de Aplicaciones para Supercomputación de Estados Unidos había volcado sus recursos en diseñar el Mosaic, que se convirtió de hecho en el standard de los navegadores. Fue el precursor de los actuales d Netscape, Explorer, Firefox, etc.

En 1994, el propio Berners-Lee promovió la creación del World Wide Web Consortium (W3C), para mantener unos estándares comunes en el funcionamiento de la red, que por entonces todavía no se había popularizado mucho, pero que ya empezaba a mostrar su potencia. En ese consorcio participaba DARPA, la agencia cuyos trabajos en redes de comunicaciones resistentes a catástrofes habían dado origen a Internet, en la década de los 60.