Bienvenidos a este punto de encuentro en el que es posible compartir ideas sobre el mundo
de las tecnologías y su relación con la cultura y la educación.



martes, 8 de julio de 2014

La orientación del estudiante en la universidad




Aporto hoy la referencia de un proyecto de investigación europeo, en el que viene participando nuestro Grupo de Investigación, con una duración de dos años y financiado por el Lifelong Learning Programme, dentro del subprograma Erasmus de la Unión Europea.  Este proyecto que finaliza este año 2014, se denomina Stay In y analiza las causas de defección y abandono temprano por parte de los estudiantes universitarios en el ámbito europeo.

La baja participación e implicación de los estudiantes en las instituciones de educación superior cabe vincularla a un variado conjunto de factores de tipo estructural, funcional y organizativo, así como de otros aspectos que no dependen de la propia institución universitaria. Se ha observado que incluso la flexibilidad en las instituciones (en cuanto a  la disponibilidad de oferta académica, modalidades de enseñanza y evaluación, la disponibilidad de cursos de idiomas para estudiantes migrantes, etc.), no conduce linealmente a mejorar las tasas de éxito. Hay un eslabón perdido entre los recursos disponibles y el beneficio de los alumnos, que junto con otras variables que intervienen durante la carrera (cuestiones emocionales y psicológicas) hacían pertinente un estudio pormenorizado del estado de la cuestión, cuyo objetivo principal fuera fomentar la inclusión en la universidad.

Por esta razón, el proyecto Stay In busca como mejorar la inclusión de determinados grupos de estudiantes con dificultades, para lo cual se plantea la necesidad de centrarse en conocer  la experiencia de la persona en formación y proveer un apoyo adaptado, por medio de los servicios de orientación y asesoramiento, otorgando un papel relevante a las tecnologías de la información y la comunicación. De esta manera se busca ayudar de manera más personalizada a los estudiantes mediante el desarrollo del concepto e-orientación, y tratar de evitar la deserción académica. La idea básica es explorar fórmulas para que los servicios de orientación y asesoramiento de las universidades cubran y aminoren ese eslabón suelto que puede existir entre el estudiante y la organización educativa.

Además, establecer un diálogo continuo entre estudiantes y la organización universitaria es fundamental para ayudar y  comprender mejor por qué los grupos de alumnos minoritarios alcanzan un nivel educativo inferior, y  actuar para eliminar los posibles obstáculos. El  impacto del proyecto va dirigido directamente a los estudiantes universitarios, el personal de orientación y asesoramiento y a los tutores y profesores. Por otra parte, se pretende que los resultados del proyecto resulten útiles para  los gestores de las instituciones de educación superior, los investigadores y los docentes.

Nuestro grupo de investigación ha asumido, entre otras, la tarea de desarrollar el pilotaje o fase de prueba del diseño elaborado en el proyecto, concretado en la creación de una plataforma de orientación virtual para las universidades europeas, a la que se puede acceder en el siguiente enlace:

lunes, 2 de junio de 2014

El Rey de España abdica





Esta mañana todos los medios de comunicación han implosionado casi simultáneamente, dando a conocer la decisión del Rey Juan Carlos I de abdicar en favor de su hijo Felipe. Es sin duda, por la trascendencia de este paso, una fecha histórica en el devenir de la sociedad española. Son referencias que quedan grabadas en la memoria colectiva y personal. Son días señalados. Recuerdo nítidamente cuando siendo un niño vi por televisión y en blanco y negro, un avance informativo con el anuncio del asesinato de John F. Kennedy, era el 22 de noviembre de 1963. Hoy, 2 de junio de 2014, he conocido a través de un teléfono móvil la noticia de que el Rey de España deja de ejercer su función en la Jefatura del Estado.

Las primeras reacciones reflejadas en los medios de comunicación (televisión, radio, Internet) han proyectado la impresión de que lo ocurrido ha supuesto una sorpresa, ya que no había aparentemente indicios que pudieran dar pie a predecirlo. Políticos, periodistas, juristas, etc., parecen haber sido cogidos desprevenidos con esta importante decisión de gran calado político, pero también social y hasta económico. El Rey ha abdicado cuando su popularidad está en el peor momento de toda su trayectoria, después de 39 años, como Jefe del Estado, y previamente haber sido señalado como heredero del general Francisco Franco en el año 1969. Su figura ha sido valorada especialmente por su papel de salvaguarda de la democracia en momentos especialmente duros, como ocurrió en el mandato presidencial de Adolfo Suarez. Después de un amplísimo periodo en el que la familia real ha estado a salvo de noticias comprometedoras, los importantes errores del propio Rey y de su familia han desvelado facetas problemáticas que han desgastado con rapidez la imagen  institucional de la Corona.

Pero no cabe duda que también han contribuido a esta decisión otros factores, fundamentalmente de índole social y política. Los partidos políticos que han gobernado desde la transición española, propiciada por la muerte del Dictador, bajo la fórmula de democracia parlamentaria instaurada en el año 1977, han sufrido, igual que el Monarca, un profundo desgaste, acentuado en los últimos años por la incapacidad de los dirigentes políticos para adaptarse a las nuevas realidades y por gestionar mal las crisis globales y también las domésticas. Los resultados de las últimas elecciones europeas, celebradas el pasado 25 de mayo en España, han supuesto un mal resultado para los dos partidos que hasta ahora se han alternado en el poder a nivel estatal. El surgimiento de diferentes movimientos, refrendados por las urnas, que proponen alternativas a la incapacidad de los viejos gobernantes y al propio modelo de Estado, supone un serio aviso de que la sociedad exige otros dirigentes y otras formas de gobernar.

La abdicación del Rey subraya el hecho de que los cambios son una necesidad, y está por ver si estos se producen en el sentido que la sociedad española los demanda.


miércoles, 12 de marzo de 2014

25 años con la W W W (World Wide Web)



Esquema inicial de funcionamiento de la Web

Leo en elpais.com un artículo firmado por Rafael Clemente en el que se destaca la noticia de que hoy, 12 de marzo, hace 25 años que  el investigador británico Tim Berners Lee entregó un informe de veinte páginas para el CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas) situado en Ginebra,  describiendo el protocolo para la transferencia de hipertextos, lo que un año después tomaría la forma de  la World Wide Web (WWW). Esta propuesta supuso la posibilidad de desarrollar la ‘lingua franca’ que aportó las bases para generar unas reglas de conexión comunes, que propiciaron el desarrollo de aplicaciones como el correo electrónico o la transferencia de datos a través de Internet.

El primer trabajo de Berners-Lee en el CERN fue diseñar Enquire, una base de datos con la que intentaba sistematizar la ingente información que se manejaba.  Enquire funcionaba en base a un sistema de tarjetas de información, que podían relacionarse unas con otras. Se implantó en el CERN , pero no era un sistema muy flexible, sobre todo porque cada introducción de nueva información resultaba complicada.
Berners-Lee dejó el CERN a finales de 1980, estuvo unos años trabajando en la industria y regresó en 1989, cuando el CERN era ya uno de los mayores nodos de Internet a este lado del Atlántico. Es entonces cuando,  con la colaboración de Robert Caillau, presentó una propuesta para establecer un sistema de archivo de documentación mediante el uso de conexiones entre documentos de una forma más simple. Para añadir un enlace a Enquire, había que modificar la ficha del documento referenciado; el nuevo sistema permitía acceder a él simplemente indicando su "dirección" en la red. Era el origen de la Web.

El primer servidor de la Web fue un ordenador NeXT, un  diseño de Steve Jobs, posterior a su salida de Apple. Era una máquina adelantada a su época y que quizá por eso nunca tuvo mucho éxito comercial. Estaba instalado en el propio CERN y su dirección era:  http://info.cern.ch

La página principal de este sitio era un simple menú de nueve puntos, que explicaba el alcance del proyecto, la forma de utilizar los enlaces y cómo instalar nuevos servidores. Todo, por supuesto, en simple texto, sin ni un solo gráfico ni adorno. Hoy, estas páginas han sido restauradas, como si se tratase de un yacimiento arqueológico, devolviéndolas a su aspecto original. Son accesibles desde la dirección original.

Berners-Lee estuvo barajando varios nombres para su proyecto. Entre ellos, Mine Of Information (descartado porque sus siglas eran "moi", en francés, que se consideró un poco egocéntrico) y The Information Mine (igualmente descartado por la misma razón: "TIM" era el nombre del propio inventor). Al final, quedó en las tres W, que definían bien  su alcance global e interconectado, y tenían cierto atractivo desde el punto de vista gráfico.

Al principio, los pocos servidores de la web estaban instalados en centros europeos, casi siempre relacionados con el CERN. El primero en Estados Unidos fue el del Acelerador Lineal de la universidad de Stanford, que entró en funcionamiento en 1991. A medida que corría la voz, su número proliferaba. En enero de 1993 había solo 50 servidores en todo el mundo; en octubre esa cifra se había multiplicado por diez.

Primero las instituciones académicas fueron los usuarios más entusiastas; después grandes corporaciones. Y, por fin, firmas comerciales o particulares de todo tipo. Gran parte de ese éxito se debió a la decisión del CERN de liberar software y especificaciones sin cargar royalties por ello. Pero Berners-Lee no se limitó a establecer los principios de la web. En 1990 escribió el primer navegador con interface gráfica, que podría presentar no solo texto sino también descargar imágenes. Inicialmente, solo en tonos de gris, que era lo único que soportaba su NeXT.

El NeXT era una máquina poco extendida y solo quienes disponían de una podían aprovechar las capacidades gráficas de la Web. El resto tenían que conformarse con simples versiones de texto, así que pronto aparecieron navegadores para otras plataformas. El propio Robert Caillau, uno de los primeros conversos e impulsores de la idea de Berners-Lee, empezó a desarrollar uno para sistemas Mac pero para entonces, el Centro Nacional de Aplicaciones para Supercomputación de Estados Unidos había volcado sus recursos en diseñar el Mosaic, que se convirtió de hecho en el standard de los navegadores. Fue el precursor de los actuales d Netscape, Explorer, Firefox, etc.

En 1994, el propio Berners-Lee promovió la creación del World Wide Web Consortium (W3C), para mantener unos estándares comunes en el funcionamiento de la red, que por entonces todavía no se había popularizado mucho, pero que ya empezaba a mostrar su potencia. En ese consorcio participaba DARPA, la agencia cuyos trabajos en redes de comunicaciones resistentes a catástrofes habían dado origen a Internet, en la década de los 60.

lunes, 3 de marzo de 2014

Charlot cumple 100 años





Este año 2014 se conmemoran los 100 años del nacimiento del personaje de Charlot, creación del genial Charles Chaplin (1889-1977), su aportación resulta fundamental para el desarrollo del cine, tal como lo conocemos hoy. De origen muy humilde, su trayectoria vital y profesional resulta extraordinaria. Ya que pasó de ser un niño recluido en un orfanato, en el Londres victoriano de finales de siglo XIX a la persona más conocida del mundo, gracias a sus películas.

Su precocidad e intuición hacen que Chaplin aprenda el oficio de comediante, actuando desde niño acompañando a sus padres. Con 16 años, se incorpora con su hermanastro Sydney a la compañía de music-hall de Fred Karno, con la que realiza varias giras por Inglaterra, también por Francia, y finalmente cruza el Atlántico, hacia Estados Unidos, en 1910. En una segunda gira por Estados Unidos iniciada en 1912, toma finalmente contacto con el mundo del cine. En Broadway atrae la atención de Mack Sennett, responsable de los estudios Keystone y creador del género cómico denominado slapstick, quien le ofrece un contrato de trabajo.

Charles Spencer Chaplin se pone por primera vez ante una cámara el 5 de enero de 1914. Y rueda para la compañía Keystone la película titulada Making a living, estrenada el 2 de febrero de 1914, donde interpreta a un falso aristócrata inglés, que adquiere trabajo como reportero, viviendo una serie de peripecias  y situaciones cómicas, en la línea que caracterizaba este género de películas mudas. El célebre personaje de Chaplin, Charlot el vagabundo, no apareció hasta su siguiente película titulada Kid Auto Races at Venice. Se trata de un corto de seis minutos de duración, rodado sin guión y estrenado el 7 de febrero de 1914.

Para ampliar información sobre la primera película de Charlot, puede consultarse el artículo del autor publicado este mes en la revista de cine Encadenados.

viernes, 3 de enero de 2014

Ajedrez, ciencia e imaginación



"El ajedrez es imaginación"


En el recién terminado 2013, se ha publicado un libro que merece una referencia específica, por su propuesta y porque aporta algunas ideas interesantes sobre lo que representa el ajedrez. Se trata de “Ajedrez y Ciencia, pasiones mezcladas” (Editorial Crítica). Su autor es Leontxo García, un periodista especializado en este deporte, que yo conozco a través de las partidas comentadas de grandes torneos que publica diariamente en el periódico El País.

El libro en realidad propone una serie de temas para hacer pensar a sus lectores sobre la práctica de este deporte, más allá de lo que representa la competición. Su interés radica en que presenta una serie de aspectos sobre su interés educativo, social o histórico, ya que trata de dar respuesta a algunos interrogantes llamativos como el por qué las mujeres no compiten al mismo nivel que los hombres, presentando la historia de las conocidas hermanas Polgar y su particular educación cuando eran niñas. Aborda también temas menos conocidos, ya en el ámbito del deporte de competición como el dopaje de los ajedrecistas, o modalidades curiosas en su práctica como el ajedrez a la ciega.

El libro presenta aspectos tan interesantes como las evidentes utilidades del ajedrez para apoyar el desarrollo del pensamiento –lo que le reivindica como materia curricular en la enseñanza-; sus posibilidades como terapia para el Alzheimer, para personas con TDAH, su vertiente social, etc. También rememora en uno de sus capítulos la histórica partida a finales del siglo XX entre el computador Deep Blue y el jugador ruso Garry Kasparov, primero en el que una máquina fue capaz de ganar al ser humano, noticia a la que se dio gran proyección mediática. En otro capítulo se analiza el encuentro entre el genio Bobby Fischer, en el denominado “Match del Siglo” y el entonces soviético Borís Spassky.

El estilo apasionado de Leontxo García hace que este libro resulte atractivo y ameno, tanto para los aficionados al ajedrez como para los que no lo son. Resulta sugestivo que desde el mundo educativo nos interesemos por propuestas como ésta que acercan el ajedrez a un público mucho más amplio, visibilizando sus muchas posibilidades.


sábado, 14 de diciembre de 2013

El sexismo en el cine







Imagen promocional del filme 'La gran belleza'


El diccionario de la lengua de la Real Academia Española define el término sexismo en su segunda acepción como:  “discriminación de personas de un sexo por considerarlo inferior al otro”. Combatir esta discriminación a todos los niveles resulta necesario, pero son habitualmente las sociedades más avanzadas las que suelen proponer los pasos a seguir. En Suecia, se ha puesto en marcha una iniciativa para identificar la desigualdad de género en el cine.

Según un estudio reciente, entre las 100 películas más taquilleras del año 2011, el 33% de los personajes eran femeninos, y solo el 11% eran protagonistas.  La iniciativa sueca se concreta en el denominado test de Bechdel, que mide la presencia de mujeres en las narraciones cinematográficas. Esta prueba se basa en un test nacido en 1985 que toma como referencia a la dibujante de cómics estadounidense  Alison Bechdel, que en una de sus historias, uno de los personajes afirma que solo ve películas en las que aparezcan al menos dos mujeres hablando entre ellas y en las que la conversación no gire en torno a un hombre.

Esta iniciativa ha nacido en Bio Rio, una pequeña sala de cine alternativo de Estocolmo. Bio Rio y otras cuatro salas del país crearon una clasificación y un logo que indicaba que la película que lo obtenía había superado la prueba de Bechdel. Así, además de medir la violencia o el sexo, el espectador recibe información sobre si la película es más o menos sexista. En Internet  existe una base de datos, The Bechdel Test Movie List, con un listado de películas valoradas en función de estos criterios. Cuando se repasan los títulos de algunas de las películas más taquilleras o más valoradas por la crítica especializada, se constata que la mayoría de ellas no supera esta prueba.

A modo de ejemplo, en la trilogía original de La guerra de las galaxias solo hay tres personajes femeninos con nombre y en ninguna de las tres películas intercambian una palabra entre ellas. De la misma manera, en otra famosa  trilogía, El señor de los anillos, basada en los libros de J. R. R. Tolkien,  ninguna de las tres entregas supera el test de Bechdel, ya que cuenta con varios personajes femeninos relevantes pero no coinciden en ninguna escena, por lo que nunca llegan a intercambiar líneas de diálogo.

A partir del próximo mes de enero, muchos cines suecos secundarán esta iniciativa, que apoya también el Instituto de Cine de Suecia. Sus estatutos establecen que las películas hechas por hombres o por mujeres recibirán la misma financiación. El año pasado se presentó un plan con el que se pretende lograr la igualdad en el cine sueco en 2015. 

jueves, 3 de octubre de 2013

Cómo hablamos en las redes sociales




Hoy he localizado en Internet una referencia sobre un trabajo de investigación que ha estudiado el lenguaje utilizado en las redes sociales. La investigación lleva por título ‘Personalidad, género y edad en el lenguaje de los medios sociales: El enfoque del vocabulario abierto’. Ha sido realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Pensilvania, bajo la dirección de H. Andrew Schwartz y publicado en la revista Plos One.

El estudio ha tomado como referencia Facebook, y se ha realizado con 75.000 voluntarios, analizando el lenguaje empleado a través de 15,4 millones de mensajes y 700 millones de palabras. A diferencia de otros trabajos, la singularidad de este es que se hizo con "vocabulario abierto", es decir que no se partió de un listado de palabras para luego contabilizar las más usadas. El objetivo del estudio se centra en conocer la personalidad y el estado emocional de las personas según la escritura en un medio personal. Este trabajo forma parte del ‘Proyecto del Bienestar Mundial’.

De los análisis realizados a partir de la información obtenida, se deducen diferencias en el uso del lenguaje en función del género. Así, se aprecia cómo dominan en la mujer palabras como "amor", "compras", "familia", "cumpleaños" y..."mi pelo"; en el hombre habitualmente se utilizan expresiones como  "follar" en sus diferentes conjugaciones, "gobierno", "economía", "mierda", "mi mujer", "mi novia", "playstation" y "fútbol".

Al inicio del trabajo, los 75.000 voluntarios cumplimentaron un cuestionario para ser categorizados entre cinco patrones de personalidad, del extravertido al introvertido, pasando por el neurótico. Hay resultados obvios, como que el extravertido habla más de fiestas y el neurótico de depresiones, pero otras más curiosas, que solo se pueden descubrir con un vocabulario abierto, como la relación entre el introvertido y el "manga" japonés y el menos neurótico con "vacación" o "iglesia". Un factor que se ha revelado significativo es la edad. Los investigadores crearon cuatro grandes grupos. Las palabras más habituales en los mensajes de los menores de 18 años se refieren al colegio y a los deberes; entre los de 19 y 22 años triunfa el sexo y la preocupación por los exámenes; a partir de aquí comienza la preocupación por el trabajo, la oficina, y la bebida; y de los 30 años en adelante, familia, hijos y amigos ocupan el centro de los mensajes, es decir la importancia de la familia y la amistad se acrecienta a medida que aumenta la edad, aunque los investigadores matizan su conclusión con el hecho de que los mayores tienen una menor presencia en las redes sociales.

Este estudio puede ser consultado en el siguiente enlace: