Bienvenidos a este punto de encuentro en el que es posible compartir ideas sobre el mundo
de las tecnologías y su relación con la cultura y la educación.



miércoles, 11 de noviembre de 2009

El poder de participación que da Internet revoluciona las estructuras actuales

En la última entrega de Ciberpaís, el suplemento sobre tecnologías del diario El País, podemos ver una entrevista con Andrew Rasiej. Es el responsable del Personal Democracy Forum (PDF). Con esta iniciativa se busca generar cambios a nivel social: "Si damos tecnología a los ciudadanos, cambiarán la política". PDF se sustenta en dos componentes: la conferencia sobre tecnología y política que organiza cada año en Nueva York y el blog Personaldemocracy.com, que actúa como banco de ideas. Con la voluntad de ampliar a Europa el debate, PDF traslada su congreso a Barcelona el próximo día 20 de noviembre.
Para este emprendedor de las TIC la educación pública es el pilar de la democracia. Sin un sistema fuerte no comprometes a la ciudadanía. La tecnología tiene el potencial para reconstruir el sistema educativo que, a su vez, liderará la refundación de la política. Estamos en el renacimiento de las redes sociales. Éstas siempre han existido, pero ahora son virtuales. Permiten al individuo encontrarse con multitud de gente que piensa como él. El sistema político del siglo XX era vertical y se basaba en la retransmisión televisiva.
La sociedad mundial reconoce el poder de la tecnología. Sus implicaciones políticas, económicas y sociales son enormes. Las instituciones no pueden ignorarlo.
Por ejemplo, en cuanto a YouTube, Andrew Rasiej afirma que, aunque no sea realmente una red social, hay algo que realmente sorprende en YouTube: La 'videracy' o la literalidad del vídeo. La gente no sólo comprende ideas complejas gracias al vídeo. También las crea. Sin texto. Los medios creen que los 20 millones de horas que se cuelgan cada minuto en YouTube son contenido, pero es lenguaje. Mientras, el área de visualización se amplía a marchas forzadas (pantallas planas, smartphones....) se reduce la dedicada al texto.
Estamos ante el fin de la era de los medios impresos, pero empieza la era pub & sub. Cualquiera puede publicar y suscribirse a coste cero. El poder de participación cuestiona todas las estructuras en los medios, los negocios y ahora la política. Sus resultados aún no son visibles, pero está claro que quienes no sepan reaccionar desaparecerán.
Las herramientas tecnológicas nos están enseñando a tomar ventaja del conocimiento colectivo. Ahí está el potencial para construir una sociedad mejor, pero no es instantáneo ni perfecto.