Bienvenidos a este punto de encuentro en el que es posible compartir ideas sobre el mundo
de las tecnologías y su relación con la cultura y la educación.



lunes, 24 de noviembre de 2008

La Enseñanza a Distancia. El caso de la UNED

Creada en el año 1972, la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) siempre ha tenido entre sus prioridades realizar un esfuerzo dirigido a las TIC con el punto de mira puesto en la mejora continua en la prestación de sus servicios.
Con ese objetivo, la UNED viene trabajando durante los últimos años en el desarrollo de una nueva Arquitectura de Tecnología Educativa para sus Centros Asociados (Plan ATECA), que contempla cinco grandes proyectos: la actualización de la infraestructura básica de las Comunidades Autonómicas (CCAA), la instalación y configuración de una red inalámbrica en las CCAA, el desarrollo de la herramienta docente Audiovisual IP (AVIP), para la Tutoría Telemática a Distancia (TTD), el desarrollo de un sistema de gestión de contenidos, y el control y desarrollo de software para las CCAA. Aunque todos son estratégicos, el proyecto AVIP tiene especial importancia para la UNED ya que permite derribar ciertas barreras derivadas de su estructura.
Cuando se creó la UNED se pensó en hacer una universidad nacional que cubriera toda la oferta universitaria para las personas que no podían asistir a la universidad presencial; con ese objetivo y a lo largo del tiempo se ha creado una estructura que actualmente está formada por 182 centros, de los cuales 62 son centros cabecera de los que dependen un total de 120 extensiones, con los que se cubre todo el territorio español.
Con una oferta educativa que incluye 26 carreras y más de medio millar de cursos de formación continua, la UNED afronta asimismo otro reto diferencial. Y es que con un total de 170.000 alumnos -150.000 en enseñanza reglada y 20.000 en enseñanza no reglada-, la UNED constituye la mayor universidad de España. No es extraño, por tanto, que en el funcionamiento de esa extensa organización tomen parte alrededor de 10.000 personas repartidas entre su Sede Central y sus Centros Asociados, que incluyen cerca de 1.400 profesores y más de 6.200 profesores-tutores.Para cumplir con su labor y no hay que olvidar que uno de sus objetivos prioritarios es garantizar la igualdad de oportunidades facilitando el acceso de los ciudadanos a estudios superiores con independencia de su nivel de renta, su lugar de residencia o cualquier otra limitación, la UNED ha venido haciendo un uso pionero de la tecnología, empezando por la utilización de la radio y la televisión como sistemas de emisión de contenidos.
No obstante, fue en la década de los 90 cuando la UNED inició una revolución que hoy continúa con la incorporación de las nuevas tecnologías y, específicamente, con el uso de sistemas multimedia tanto para la elaboración de materiales como para su distribución, situándose así a un ‘clic’ de sus alumnos.En este contexto, Internet y los sistemas de videoconferencia se han convertido en dos importantes aliados de la UNED para superar esas barreras que pueden impactar negativamente en el desarrollo de su actividad, como el elevado número de alumnos a los que presta servicio o la dispersión geográfica que caracteriza su estructura.Por otro lado y a diferencia de otras universidades públicas que coincidiendo con el traspaso de las competencias en materia de educación pasaron a depender de las CCAA, la UNED fue la única universidad, junto con la Universidad Menéndez Pelayo, que se mantuvo bajo el paraguas del Ministerio de Educación -hoy del nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología-.
Los conceptos de interoperabilidad y sostenibilidad priman en el desarrollo del proyecto AVIP, que está estrechamente relacionado con otras líneas de trabajo en desarrollo en la UNED y específicamente con la renovación de las web y su plataforma alF que, a día de hoy, da soporte a la totalidad de los postgrados y cursos de extensión, y constituye además una herramienta clave para afrontar el proceso de descentralización al facilitar la colaboración on line entre la Sede Central, los Centros Asociados y sus Aulas o extensiones.
Actualmente, la nueva plataforma docente proporciona varios niveles de servicio: el nivel 1 se corresponde con aulas AVIP dotadas con sistemas de videoconferencia y pizarra digital interactiva que, mediante Unidades de Control Multipunto (MCU), permiten la conexión simultánea de varios centros y aulas; el nivel 2 hace posible la captura de los seminarios emitidos desde las aulas AVIP para su almacenamiento y difusión por Internet en tiempo real y en diferido; y el nivel 2+ permite el desarrollo en red de reuniones, tutorías y otras actividades sin necesidad de acudir a las aulas AVIP.
Actualmente y tras dos años de andadura, el proyecto AVIP, que cuenta con la ayuda financiera de los Fondos Feder de la Unión Europea y en el que se han invertido hasta el momento alrededor de 2,5 millones de euros, se materializa en un total de 170 salas.
Gracias a AVIP las tutorías sólo se realizan de forma presencial en uno de los centros y los alumnos de otros centros separados por cientos de kilómetros pueden participar en tiempo real, con la consiguiente optimización de recursos. Pero el alcance de AVIP es aún mayor. Y es que, no sólo permite que los alumnos pueden asistir a distancia y en tiempo real a la clase o la tutoría que un profesor está impartiendo o celebrando en otro centro, sino que, además, tienen la posibilidad de acceder a esos contenidos desde casa en diferido bajo la fórmula de vídeo bajo demanda. Estas posibilidades tienen especial sentido cuando hablamos de determinados alumnos, como los 4.000 discapacitados matriculados en la UNED o los numerosos alumnos de la UNED en prisión.

No hay comentarios: