Bienvenidos a este punto de encuentro en el que es posible compartir ideas sobre el mundo
de las tecnologías y su relación con la cultura y la educación.



martes, 9 de diciembre de 2014

Finlandia se equivoca (A propósito de dejar de enseñar la caligrafía)



Finlandia, un país que tiene fama de disfrutar de un sistema educativo ejemplar, ha decidido que a partir de agosto de 2016 dejará de impartir en sus aulas la enseñanza de la caligrafía. Según sus responsables educativos el tiempo que hasta ahora se dedicaba a enseñar a escribir en letra cursiva, se dedicará a la mecanografía y a aprender a escribir con letra de imprenta. Con ello se busca primar la eficacia y la funcionalidad en el uso de la escritura. Se da por hecho que escribir con un ordenador, una tableta o el teléfono móvil es más rápido y útil que hacerlo con pluma o bolígrafo.

En la segunda acepción de la definición de caligrafía, que recoge el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua se afirma: ‘Conjunto de rasgos que caracterizan la escritura de una persona, de un documento, etc.’ El modo de escribir de cada persona toma una forma particular y característica que transfiere algunos rasgos de su personalidad; tal como señalan los peritos calígrafos. El criterio de que en la enseñanza básica se aprenda solamente lo útil, ‘lo necesario’ es bastante discutible. 

Educar es fundamentalmente una tarea dedicada a favorecer el desarrollo del pensamiento. Se trata de aprender a conocer e interpretar lo que ocurre a nuestro alrededor y a nosotros mismos. Escribir es una forma de transmitir nuestro pensamiento, y hacerlo a mano supone dotar de personalidad propia a los escritos, contribuyendo a visibilizar nuestro universo personal. La caligrafía no tiene como objetivo fundamental una representación bella de las grafías, sino proponer una comunicación personalizada, tal como hacemos con la correspondencia epistolar.

La decisión del Instituto Nacional de Educación de Finlandia responde a criterios pragmáticos, pero en realidad prima una supuesta utilidad que va contra el saber de lo no directamente aplicable. La uniformidad de la letra de imprenta invisibiliza parte de nuestra personalidad, a favor de una supuesta ventaja competitiva. La velocidad al escribir no es un valor, en todo caso un requisito; la capacidad de poder expresar nuestra individualidad sí lo es.

Tal como sugiere el título de la última novela del gran escritor Juan Marsé, Caligrafía de los sueñosla escritura al igual que los sueños forman parte de nuestra personalidad y ayudan a conocernos a nosotros mismos.