Bienvenidos a este punto de encuentro en el que es posible compartir ideas sobre el mundo
de las tecnologías y su relación con la cultura y la educación.



viernes, 3 de enero de 2014

Ajedrez, ciencia e imaginación



"El ajedrez es imaginación"


En el recién terminado 2013, se ha publicado un libro que merece una referencia específica, por su propuesta y porque aporta algunas ideas interesantes sobre lo que representa el ajedrez. Se trata de “Ajedrez y Ciencia, pasiones mezcladas” (Editorial Crítica). Su autor es Leontxo García, un periodista especializado en este deporte, que yo conozco a través de las partidas comentadas de grandes torneos que publica diariamente en el periódico El País.

El libro en realidad propone una serie de temas para hacer pensar a sus lectores sobre la práctica de este deporte, más allá de lo que representa la competición. Su interés radica en que presenta una serie de aspectos sobre su interés educativo, social o histórico, ya que trata de dar respuesta a algunos interrogantes llamativos como el por qué las mujeres no compiten al mismo nivel que los hombres, presentando la historia de las conocidas hermanas Polgar y su particular educación cuando eran niñas. Aborda también temas menos conocidos, ya en el ámbito del deporte de competición como el dopaje de los ajedrecistas, o modalidades curiosas en su práctica como el ajedrez a la ciega.

El libro presenta aspectos tan interesantes como las evidentes utilidades del ajedrez para apoyar el desarrollo del pensamiento –lo que le reivindica como materia curricular en la enseñanza-; sus posibilidades como terapia para el Alzheimer, para personas con TDAH, su vertiente social, etc. También rememora en uno de sus capítulos la histórica partida a finales del siglo XX entre el computador Deep Blue y el jugador ruso Garry Kasparov, primero en el que una máquina fue capaz de ganar al ser humano, noticia a la que se dio gran proyección mediática. En otro capítulo se analiza el encuentro entre el genio Bobby Fischer, en el denominado “Match del Siglo” y el entonces soviético Borís Spassky.

El estilo apasionado de Leontxo García hace que este libro resulte atractivo y ameno, tanto para los aficionados al ajedrez como para los que no lo son. Resulta sugestivo que desde el mundo educativo nos interesemos por propuestas como ésta que acercan el ajedrez a un público mucho más amplio, visibilizando sus muchas posibilidades.


No hay comentarios: