Bienvenidos a este punto de encuentro en el que es posible compartir ideas sobre el mundo
de las tecnologías y su relación con la cultura y la educación.



jueves, 30 de julio de 2009

‘Up’ o la magia del cine que nunca declina

Sin duda las películas de dibujos animados han evolucionado mucho con la incorporación de la digitalización lo que supone pasar de una concepción artesanal a una dimensión de otra naturaleza, basada en potentes soportes informáticos; pero también la evolución es notoria en cuanto a las historias que este género cinematográfico nos propone ahora. En la actualidad estas historias son muy elaboradas y están ya muy lejos de la idea “un personaje persigue a otro todo el tiempo”.
Este jueves acaba de estrenarse en los cines españoles Up, una sorprendente historia sobre un antiguo vendedor de globos, Carl Fredricksen, viudo y deprimido que es acosado por las empresas inmobiliarias para que venda su casa. Como reacción a su situación, a sus 78 años consigue por fin llevar a cabo el sueño, compartido toda su vida con su esposa: viajar a América del Sur. Lo hace de la manera más mágica que uno podría soñar: enganchar miles de globos a su casa y salir volando rumbo a América del Sur. Russell un niño de 8 años y una ingenuidad a prueba de bomba será su compañero de aventuras. Up inauguró el pasado Festival de Cannes con esta historia de un anciano y un “boy scout” que vuelan hacia el anhelado y peligroso país de las maravillas que busca el señor Cal Fredricksen como homenaje a su añorada esposa. Se trata de una producción de Disney-Pixar que vuelve a estrenar una excelente película de la mano de John Lasseter, el mago que creó Toy Story en 1995 y a continuación una larga saga de películas desarrolladas con tecnología digital. La también excelente Los mundos de Coraline es otro ejemplo de un cine de calidad que propone buenas historias y que lleva la firma de Henry Selick, el hombre que dirigió Pesadilla antes de Navidad, asociada injustamente al nombre de Tim Burton. Igualmente Wall-E de la factoría Pixar narra de forma ejemplar las peripecias de un robot que ha sido abandonado por los humanos y que recibe la visita inesperada de otro robot explorador que busca vida en el olvidado planeta Tierra.
Hablamos de películas realizadas aparentemente para niños donde la bondad y la maldad resultan más esquivas e inquietantes que en los títulos clásicos de dibujos animados, y que consiguen con facilidad hacer reflexionar a los espectadores, además de hacerles pasar un rato muy entretenido.